Búsqueda por Marca Búsqueda por Modelo Deportivos Artículos Descargas

La historia de la Indy 500

Actualizado: 30 de mayo de 2010

Dario Franchitti, ganador del 2010
Dario Franchitti se coronó como el ganador de las 500 Millas de Indianápolis del 2010, una carrera con mucha historia, emoción y dramatismo.

Cada última semana del mes de mayo el mundo pone su mirada en un circuito que desde la segunda década del siglo veinte ha sido escenario de muchos de los momentos más espectaculares del automovilismo. Las 500 Millas de Indianápolis es actualmente el eje central de la serie Indycar, y uno de los eventos deportivos más importantes del planeta.


Recta principal del
Indianapolis Motor Speedway

El lugar de encuentro es el Indianapolis Motor Speedway. Fue construido en 1909 en un área de 328 acres, ubicado a cinco millas (8 kilómetros) al noroeste de la capital de Indiana, siendo financiado por Carl G. Fisher, James A. Allison, Arthur C. Newby y Frank H. Wheeler. Mide 2.5 millas, sus cuatro curvas tienen una inclinación de 9 grados y 12 minutos, estando originalmente la pista compuesta de ladrillos, de ahi deriva el nombre de Brickyard.

Su primer uso no fue para la competencia, sino como lugar de prueba para los modelos salientes de la floreciente industria de la región. Sin embargo, las diversas competencias locales hicieron que para 1911 se realizara un evento que traería a las más renombradas marcas de entonces.

El 30 de mayo de 1911 se disputaría la primera edición, denominada "International Sweepstakes". Ray Harroun fue el ganador con su Marmon Wasp a pesar de partir en el puesto 28, gracias a un artefacto que luego sería imprescindible en cualquier auto: el espejo retrovisor.

Año a año la competencia fue creciendo, haciendo que el anuncio "Ladies and Gentlemen, start your engines..." sea una de las frases más famosas del deporte.

Con el transcurso del tiempo la Indy 500 creó pilotos legendarios. Los máximos ganadores son A.J. Foyt (1961, 1964, 1967 y 1977), Al Unser (1970, 1971, 1978 y 1987) y Rick Mears (1979, 1984, 1988 y 1991). La vuelta más rápida registrada, oficial o no, la impuso el holandés Arie Luyendyk el 10 de mayo de 1996 con 239.260 mph (384.969 km/h).


Marmon Wasp
(primer auto ganador)

No se disputó en los años comprendidos entre 1917 y 1919 y entre 1942 y 1945 debido a las dos guerras mundiales. En la década del cincuenta la Indy 500 fue puntuable para el campeonato Fórmula 1, sin embargo muy pocos bólidos de esta categoría viajaron a Norteamérica debido a lo costoso del transporte. Sólo Jim Clark, Graham Hill, Mario Andretti, Emerson Fittipaldi y Jacques Villeneuve tienen la dicha de decir que fueron campeones de Fórmula 1 y que cruzaron la meta en este óvalo en primer lugar.

Otra curiosidad es que todos los ganadores beben leche al salir de sus coches, costumbre que impuso Louis Meyer en 1936 (el mismo año donde se entregó por primera vez el famoso trofeo Borg-Warner) y que se hizo constante desde 1956 hasta nuestros días. Sólo Emerson Fittipaldi rompió esta tradición tomando jugo de naranja para promocionar a Brasil como productor de dicha fruta, aunque logró beber su botella de leche pero sin la presencia de las cámaras de televisión. Y aunque el circuito es simétrico, por la dirección del viento los pilotos concluyen que el mejor lugar para superar rivales es en la curva 1, al final de la recta principal.

El Indianápolis actual cuenta con todas las comodidades disponibles. La Pagoda es una impresionante torre de control inspirada en la arquitectura japonesa, además de las mil plazas destinadas para la prensa. Dentro del óvalo hay cuatro hoyos de golf, un museo en los que se puede apreciar a los autos más legendarios que compitieron, y grandes espacios para acampar. Aparte de ello, cuenta con un trazado sinuoso por donde se corre el Grand Prix de Estados Unidos de Fórmula 1.

Pero la tradición no fue dejada de lado en la pista. Aunque el material del trazado ahora es asfaltado, una yarda, la que corresponde a la meta, mantiene aquellos ladrillos donde las leyendas de antes arriesgaban la vida por conseguir la gloria. Es sin duda una característica mística del circuito.


Danica Patrick
Aunque pasaron 99 años desde la primera edición de las 500 Millas de Indianápolis, la pasión por la carrera de autos monoplaza más importante del mundo no ha perdido su magia. Una de las ediciones más comentadas se disputó en el 2005: Danica Patrick se convirtió en la primera mujer en liderar la competencia, terminando en cuarto lugar ante el delirio de los 250 mil espectadores presentes y los millones que lo vieron por televisión.

El último ganador es el escocés Dario Franchitti, quien logró su segunda Indy 500 de su carrera. Sin duda, ésta carrera seguirá por mucho tiempo en lo más alto del deporte motor.




Busca tu superauto:
Búsqueda personalizada


Últimas Novedades

Lo último en Todo Ferrari

SuperAutos al azar